B'resheet (Génesis) Capítulo 13 (Continuado)

B'resheet 13:11-13 Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; se fue, pues, Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Pero los habitantes de Sodoma eran malos y cometían horribles pecados contra el SEÑ-R.

Lot estaba pensando en sí mismo y se quedó con la mejor tierra a pesar de que eso significase que estaría viviendo cerca (y luego en) la malvada ciudad de Sodoma.

Tenemos que andarnos con cuidado para no vivir o trabajar en un ambiente de pecado.

Elaine al habla: Precisamente esta semana, una compañía quería saber si yo estaría interesada en trabajar con ellos y por eso se pusieron en contacto conmigo. Se encuentran en una parte muy hermosa del país y yo estaba muy interesada hasta que me enteré que lo que querían era que escribiese juegos de software. No creo que HaShem perdone las apuestas. Nosotros debemos de depender de El para suplir nuestras necesidades, no de la suerte. Yo no sentía que El pudiese desear que estuviese participando en la creación de juegos de software de apuestas (como en los casinos), de modo que rechacé su oferta. Esta es la clase de cosa con la que debemos de andarnos con cuidado. Sí, es cierto que debemos de intentar alcanzar a las personas de nuestro alrededor para Yeshua, pero en unos pocos capítulos veremos de que modo la familia de Lot se vio adversamente afectada por vivir en un ambiente terriblemente pecaminoso.

Los hombres de Sodoma eran terriblemente malvados y pecadores en contra del SEÑ-R. Es posible que haya muchos maestros y predicadores que digan que esto ya no es así. En ese caso, supongo que más le valdría a Adonai pedir perdón a estas personas. :) Pero como es lógico, esto no es verdad. Adonai no cambia, en lo que se refiere a lo que está bien o mal a Sus ojos, a pesar de que todo el mundo haga lo que le parezca bien a sus propios ojos.

Por otro lado, no debemos de juzgar a los incrédulos en este sentido porque esa es labor de Di-s.

1 Corintios 5:12-13 porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? A los que están fuera, Di-s los juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.

Ni siquiera Yeshua, cuando vino la primera vez, lo hizo para juzgar al mundo.

Juan 12:47-48 Al que oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo, porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue: la palabra que he hablado, ella lo juzgará en el día final.

Esto no significa que no digamos la verdad respecto a las acciones de los pecadores.

Durante el milenio juzgaremos al mundo. (1 Cor. 6:1-11)

La treceava letra hebrea que corresponde a este capítulo es la Mem, que significa revelación (abrir) y ocultar (cerrar) al final de una frase.

B'resheet 13:14-18 El SEÑ-R dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: "Alza ahora tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira al norte y al sur, al oriente y al occidente. Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Haré tu descendencia como el polvo de la tierra: que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. 17 Levántate y recorre la tierra a lo largo y a los ancho, porque a ti te la daré. Así, pues, Abram levantó su tienda, se fue y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, donde edificó altar al SEÑ-R.

Gloria a Di-s. También nosotros hemos recibido bendiciones espirituales de Abram por medio de Isaac.

Cuando venios ante la presencia de Yeshua HaMashiach somos hijos espirituales de Abram por medio de la fe y la confianza y esto se aplica a todos los pueblos, tanto a los judíos como a los gentiles.

El encinar de Mamre es el nombre de una persona. En B'resheet 14:13 se refiere a Mamre el amorreo.

Heb 11:8-10 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, habitando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa, porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Di-s.

Rom 9:6-13 No que la palabra de Di-s haya fallado, porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos suyos, sino: "En Isaac te será llamada descendencia". Esto es: no son hijos de Di-s los hijos según la carne, sino que son contados como descendencia los hijos según la promesa, pues la palabra de la promesa es esta: "Por este tiempo vendré y Sara tendrá un hijo". Pero no solo esto, pues también Rebeca concibió de un solo hombre, de Isaac nuestro padre. No habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal (para que el propósito de Di-s conforme a la elección permaneciera, no por las obras sino por el que llama), cuando Di-s le dijo a Rebeca: "El mayor servirá al menor". Como está escrito: "A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí".