B'resheet (Génesis) Capítulo 18 (Continuado)

B'resheet 18:15 Entonces Sara tuvo miedo y negó, diciendo: "No me reí". Y él dijo: No es así sino que te has reído".

Voy a apuntar a la imagen que tenemos ante nosotros y pido en oración que sus ojos sean abiertos y que su camino siga la senda derecha que provee el padre Abraham por medio de Isaac. Abraham nos dirige al Padre en lo alto, que proveyó a un Hijo, Yeshua, para nuestro bienestar espiritual. La sangre del Mesías Yeshua le limpia a usted de todo pecado.

Isaac es una figura que apunta a Yeshua. Isaac se convertiría en una de las primeras figuras que habrían de apuntar al Mesías el Hijo del Hombre y el Hijo de Di-s en la carne. Sara se río y el Señ-r se enfureció porque ella no creyó. Al Señ-r no le gustó eso y ella se sintió asustada, lo cual está bien porque el principio de la sabiduría es el temor del Señ-r. Abraham también era una figura, pero sin embargo, en este caso es de nuevo una ilustración del Padre teniendo un hijo siendo ya de edad muy avanzada. Muchos encuentran ridículo que el Padre de lo alto pudiese también tener un Hijo. No es como si usted o yo tuviésemos un hijo, es un misterio. La imposibilidad de Sara para tener un hijo a esa edad, cuando hacía muchos años que era estéril, nos habla del futuro cuando otra mujer tendría un hijo, a pesar de no haber mantenido relaciones con ningún hombre. ¿Quién? ¡Estoy seguro de que sabe usted a quién me refiero!

Juan 16:27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado y habéis creído que yo salí de Di-s.

B'resheet 18:16-17 Los varones se levantaron de allí y miraron hacia Sodoma, y Abraham iba con ellos, acompañándolos. Y el SEÑ-R dijo: "¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,

Fíjese que aquí habla acerca de lo que El va a hacer, lo cual pone una vez mas de manifiesto Su autoridad. No dice que Di-s le había dicho que hiciese esto o lo otro.

Yeshua haría juicio por la autoridad del Padre. Nuestro Mesías volverá de nuevo como el Hijo de David para juzgar a los justos y a los impíos. El es justo y no tiene que rendir cuentas a nadie si decide ejecutar Su justo juicio contra los pecadores, pues El ama a los pecadores, pero odia el pecado. Este es el problema que el Padre tenía con nosotros, pero lo conquistó por medio de Su Hijo, que además es nuestro abogado defensor ante el Padre. Abraham estaba representando el papel de esta figura como veremos en los siguientes versículos. Yeshua muestra misericordia y permite a Abraham actuar como defensor de ellos de la misma manera que Yeshua es nuestro abogado defensor con el Padre. Yeshua puede hacer esto gracias a Su compasión y al hecho de que El sufrió como el Hijo del hombre en la tierra, de modo que El puede entender nuestros sufrimientos y debilidades.

Juan 5:21-27 Como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida, porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre, que lo envió. "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Di-s, y los que la oigan vivirán. Como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; y, además, le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del hombre.

Job 16:19 "En los cielos está mi testigo y mi testimonio en las alturas".

1 Juan 2:1-2 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Pero si alguno ha pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Yeshua (Jesucristo), el justo. Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Es posible que fuese sometido a prueba con el fin de descubrir hasta donde sería capaz de llegar la compasión de Abraham por aquellos que estaban en el error, lo cual también muestra Su autoridad para poner a prueba al hombre.

B'resheet 18:18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra.

Todas las naciones han sido realmente espiritualmente bendecidas por medio del Hijo del Padre.... ¿Confía usted en que el Padre envió al Hijo?

B'resheet 18:19 pues yo sé que mandará a sus hijos, y a su casa después de sí, que guarden el camino de el SEÑ-R haciendo justicia y juicio, para que haga venir el SEÑ-R sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él".

Desde el punto de vista físico y espiritual.

Aquellos que exaltan al Hijo están siguiendo los deseos del Padre.

Rindámosle homenaje al Hijo, nosotros estamos vestidos en Su justicia.

Isaiah 61:10-11 En gran manera me gozaré en el SEÑ-R, mi alma se alegrará en mi Di-s, porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió y como a novia adornada con sus joyas. Porque como la tierra produce su renuevo y como el huerto hace brotar su semilla, así el Señ-r Di-s (Adonai Elohim), hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones".

Gálatas 3:26 Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Yeshua HaMashiach, pues todos los que habéis sido bautizados en el Mesías, del Mesías estáis revestidos.

Job 36:2-12 "Espérame un poco y yo te instruiré, porque todavía tengo razones en defensa de Di-s. Traeré mi saber desde lejos para atribuir justicia a mi Hacedor. Porque de cierto no son mentiras mis palabras: ¡Contigo está uno que es íntegro en sus conceptos! Di-s es grande, pero no desestima a nadie. Es poderosa la fuerza de su sabiduría. No concede vida al impío, pero a los afligidos otorga sus derechos. No aparta sus ojos de los justos; antes bien, con los reyes se sientan en el trono y los exalta para siempre. Aún si estuvieran sujetos con grillos, aprisionados con cuerdas de aflicción, él les daría a conocer las obras que hicieron y cómo prevalecieron sus rebeliones. Les despierta además los oídos a la corrección y los exhorta a convertirse de la iniquidad. Si ellos escuchan y le sirven, acabarán sus días con bienestar y sus años con dicha. Pero si no escuchan, serán pasados a espada y perecerán en su falta de sabiduría.