B'resheet (Génesis) Capítulo 26

La letra que corresponde a este capítulo es la Dalet, que significa puerta, camino y también dimensiones. Esta letra trata al mismo tiempo acerca de la preocupación del hombre por su semejantes y nuestra relación con Di-s.

B'resheet 26:1-2 En aquel tiempo hubo hambre en la tierra --además de la primera que hubo en los días de Abraham--, y se fue Isaac a Gerar, adonde estaba Abimelec, rey de los filisteos. Allí se le apareció el SEÑ-R, y le dijo: "No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.

Abimelec posiblemente fuese un título de un gobernante en lugar de ser su verdadero nombre. Es posible que no fuese la misma persona que se encontró Avraham en el capítulo 20.

Aquí vemos al Señ-r dirigiendo a Yitz'chak respecto a dónde debía ir o no ir. El Señ-r sabe lo que es bueno para nosotros y no hay nada en nuestras vidas que suceda que le pille por sorpresa a HaShem. Nada le pilla con la guardia bajada o le preocupa sobre nuestro bienestar. Yitz'chak escuchó y respondió correctamente.

B'resheet 26:3-5 Habita como forastero en esta tierra. Yo estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras y confirmaré el juramento que hice a Abraham, tu padre. Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y daré a tu descendencia todas estas tierras, y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes".

Aquí vemos como el Pacto Abrahámico es confirmado de Nuevo a Yitz'chak y no a ninguno de los otros descendientes de Avraham, enfatizan do tres cosas una vez más: la tierra, la semilla y la bendición.

B'resheet 26:6-11 Habitó, pues, Isaac en Gerar. Y cuando los hombres de aquel lugar le preguntaron acerca de su mujer, él respondió: "Es mi hermana", pues tuvo miedo de decir: "Es mi mujer", pensando que tal vez los hombres del lugar lo matarían por causa de Rebeca, pues ella era de hermoso aspecto. Sucedió después de muchos días de estar él allí, que Abimelec, rey de los filisteos, mirando por una ventana vio a Isaac que acariciaba a Rebeca, su mujer. Entonces llamó Abimelec a Yitz'chak y le dijo: --Ciertamente ella es tu mujer. ¿Por qué, pues, dijiste: "Es mi hermana?" Yitz'chak le respondió: -- Porque me dije: "Quizás moriré por causa de ella". Pero Abimelec replicó: --¿Por qué nos has hecho esto? Un poco más y habría dormido alguno del pueblo con tu mujer, y tú habrías traído el pecado sobre nosotros. Entonces Abimelec amenazó a todo el pueblo, diciendo: --El que toque a este hombre o a su mujer, de cierto morirá.

Suena familiar, ¿verdad? Pero a pesar de sus acciones, Yitz'chak recibe bendición. Había una más elevada preocupación por la vida y el Padre tiene una mayor preocupación por nuestro bienestar a pesar del hecho de que hemos pecado, por lo que envió a Su Hijo a ser sacrificado por nosotros y a que resucitase de nuevo. ¿Por qué?

Era necesario por amor a nosotros, con carácter eterno. ¿Está usted dispuesto a obedecer Esta es la "Puerta" y el "CAMINO" que El quiere que nosotros sigamos, ¿responderá usted correctamente como lo hizo Yitz'chak o como Yeshua?

Te damos gracias Padre por enviar al hijo de lo alto. Gracias porque Yeshua escuchó al Padre y gracias también por tu Ruach Ha Kodesh (Espíritu Santo) por revelarnos la verdad. ¡Alabado sea el Di-s UNICO!

Juan 10:17-18 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

Juan 6:43-51 Yeshua respondió y les dijo: --No murmuréis entre vosotros. Nadie puede venir a mí, si el Padre, que me envió, no lo atrae; y yo lo resucitaré en el día final. Escrito está en los Profetas: "Y todos serán enseñados por Di-s". Así que, todo aquel que oye al Padre y aprende de él, viene a mí. No que alguien haya visto al Padre; solo aquel que viene de Di-s, ese ha visto al Padre. De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y aun así murieron. Este es el pan que desciende del cielo para que no muera quien coma de él. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

B'resheet 26:12-15 Sembró Yitz'chak en aquella tierra, y cosechó aquel año el ciento por uno; y lo bendijo el SEÑ-R. Se enriqueció y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Poseía hato de ovejas, hato de vacas y mucha servidumbre; y los filisteos le tuvieron envidia. Todos los pozos que habían abierto los criados de su padre, Abraham, en sus días, los filisteos los habían cegado y llenado de tierra.

Muchos en la actualidad intentan impedir que bebamos agua del pozo que salta para vida eterna, de la misma manera que lo hicieron los filisteos en aquella época, intentan taponar el pozo que lleva a la vida. Algunos lo hacen diciéndole a usted que no lea ni crea ciertos libros o versículos de la Biblia mientras que otros lo hacen retorciendo la Palabra para su propia conveniencia.

Juan 4:13-14 Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré. "Pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

B'resheet 26:16-24 Entonces dijo Abimelec a Yitz'chak: --Apártate de nosotros, porque te has hecho mucho más poderoso que nosotros. Yitz'chak se fue de allí y acampó en el valle de Gerar, y allí habitó. Volvió Yitz'chak a abrir los pozos de agua que habían sido abiertos en los días de Abraham, su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado. Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle y hallaron allí un pozo de aguas vivas, los pastores de Gerar riñeron con los pastores de Yitz'chak, diciendo: "El agua es nuestra". Por eso, al pozo le puso por nombre "Esek", porque se habían peleado por él. Después abrieron otro pozo y también riñeron por causa de él, y le puso por nombre "Sitna". Se apartó de allí y abrió otro pozo, y ya no riñeron por él; le puso por nombre Rehobot, y dijo: "Ahora el SEÑ-R nos ha prosperado y fructificaremos en la tierra". De allí subió a Beerseba. Aquella noche se le apareció el SEÑ-R y le dijo: "Yo soy el Di-s de tu padre Abraham. No temas, porque yo estoy contigo. Te bendeciré y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham, mi siervo".

Esek viene de una palabra que significa lucha.

Sitna viene de una palabra que significa oposición.

Rehoboth significa "espacio suficiente".