B'resheet (Génesis) Capítulo 30

B'resheet 30:1 Al ver Raquel que no daba hijos a Ya'akov tuvo envidia de su hermana, y dijo a Ya'akov: --Dame hijos o si no me muero."

La letra del alfabeto hebreo que corresponde a este capítulo es la Chet, nuevo principio, nueva vida, gracia o favor, una letra metafísica por encima de esta existencia.

B'resheet 30:2-3 Ya'akov se enojó con Raquel y le dijo: --¿Soy yo acaso Di-s que te ha negado el fruto de tu vientre? Entonces ella le dijo: --Aquí esta mi sierva Bilha, llégate a ella, y que dé a luz sobre mis rodillas. Así yo también tendré hijos de ella."

Vemos que cada uno de los patriarcas, Avraham, Yitz'chak y Ya'akov tuvieron esposas que tuvieron problemas para tener hijos. Ya'akov siguió el ejemplo de su abuelo y se relacionó con las criadas de sus mujeres, lo cual no resolvió el problema, solo empeoró la situación. Su padre Yitz'chak hubiera sido el mejor ejemplo a seguir. Cuando Rivkah no pudo tener hijos, Yitz'chak oró y pidió a Di-s que le permitiese tener hijos.

B'resheet 30:4-6 Le dio a Bilha, su sierva, por mujer, y Jacob se llegó a ella. Bilha concibió y dio a luz un hijo a Jacob. Dijo entonces Raquel: "Me juzgó Di-s, pues ha oído mi voz y me ha dado un hijo". Por tanto, llamó su nombre Dan.

Dan significa "El juzgó".

B'resheet 30:7-8 Concibió otra vez Bilha, la sierva de Raquel, y dio a luz un segundo hijo a Ya'akov. Y dijo Raquel: "En contienda de Di-s he luchado con mi hermana y he vencido". Le puso por nombre Neftalí.

Neftalí significa "mi lucha"

B'resheet 30:9-11 Al ver Lea que había dejado de dar a luz, tomó a su sierva Zilpa, y la dio a Ya'akov por mujer. Y Zilpa, sierva de Lea, dio a luz un hijo a Jacob. Entonces dijo Lea: "Vino la ventura"; y le puso por nombre Gad.

Gad significa "buena fortuna"

B'resheet 30:12-13 Luego Zilpa, la sierva de Lea, dio a luz otro hijo a Ya'akov. Y dijo Lea: "Para dicha mía, porque las mujeres me llamarán dichosa"; y le puso por nombre Aser.

Aser significa feliz.

Aquí vemos los nombres y el PRINCIPIO de las 12 tribus de Israel. De nuevo y sin relación alguna con las acciones de Ya'akov el Señ-r aún le bendice.

B'resheet 30:14-16 En el tiempo de la siega del trigo halló Re'uven (Rubén) en el campo unas mandrágoras que trajo a Lea, su madre. Y dijo Raquel a Lea: --Te ruego que me des de las mandrágoras de tu hijo. Ella respondió: --¿Te parece poco que hayas tomado mi marido, para que también quieras llevarte las mandrágoras de mi hijo? Raquel dijo: --Pues dormirá contigo esta noche a cambio de las mandrágoras de tu hijo. A la tarde, cuando Ya'ako volvía del campo, salió Lea a su encuentro y le dijo: --Llégate a mí, porque a la verdad te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y durmió con ella aquella noche.

A las mandrágoras se las conoce como las "manzanas del amor" y se cree que ayudan con los problemas de la infertilidad.