B'resheet (Génesis) Capítulo 7 (Continuado)

B'resheet 7:21-23 Y murieron todos los seres que se mueven sobre la tierra, así las aves como el ganado y las bestias, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles y las aves del cielo; fueron borrados de la tierra. Solamente quedó Noé y los que con él estaban en el arca.

Ni siquiera los pájaros que estaban fuera del arca no podrían continuar volando durante mucho tiempo y a aquellos que sabían nadar probablemente les mataría la tempestad que se desencadenaría durante todo ese prolongado periodo de tiempo.

Existen más de 270 historias sobre el diluvio en las diferentes culturas por toda la tierra, las cuales tienen su origen en este suceso global.

B'resheet 7:24 Y permanecieron las aguas ciento cincuenta días sobre la tierra.

Estos 150 días parecen incluir a los 40 días del diluvio. Hasta el momento tenemos unos 5 meses de tiempo, que permanecieron en el arca, pero no hemos acabado todavía.

Adonai no podía permitir que el hombre continuase en pecado y depravación y habría acabado por destruirle a él y a toda la creación. El no podía permitir que aquellos que no deseaban seguirle interfiriesen con Su plan para aquellos otros que decidiesen seguirle. En la actualidad también tenemos a aquellos que se ríen de El o le rechazan, prefiriendo seguir a HaSatan. Al final no hay punto intermedio porque la humanidad no puede separarse de su tendencia al mal sin un Salvador. Antes o después la humanidad, cuando decida seguir al gobernante de este mundo, acabará por verse llevada a la caída y a la destrucción.

2 Peter 3:1-13 Amados, esta es la segunda carta que os escribo. En ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señ-r y Salvador, dado por vuestros apóstoles. Sabed ante todo que en los últimos días vendrán burladores, andando según sus propias pasiones y diciendo: "¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación". Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Di-s los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Pero, amados, no ignoréis que, para el Señ-r, un día es como mil años y mil años como un día. El Señ-r no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señ-r vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Di-s, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

Aquellos que odian a Adonai preferirían ser destruidos que seguirle a El, que es además y exactamente lo que desea HaSatan porque él odia a la humanidad debido a que ha sido creada a Su imagen y odia especialmente a aquellos que siguen a Su Hijo.

¿Por qué?

Aquellos que siguen a Su Hijo declaran la manera en que Yeshua ha lavado nuestros pecados y los ha eliminado, cómo Yeshua nos concede la victoria sobre la muerte y finalmente cómo Yeshua tendrá la victoria final sobre él y sus seguidores.

El Padre tiene un plan para Yeshua ben David, que reinará durante mil años y si hubiese permitido que continuase la destrucción ya no quedaría planeta ni personas a las que salvar. Di-s en Su misericordia concederá a la humanidad en la tierra de nuevo la oportunidad de decidir rechazarle a El, a pesar de que le podrán ver físicamente sentado sobre Su trono aquí en la tierra. Veremos una vez más a ciertos miembros de la humanidad rechazarle. Después de mil años, HaSatan será nuevamente puesto en libertad por una última vez y guiará a aquellos que le siguen para ir en contra de El en Su trono aquí en la tierra.